Cuentos De Mi T A Panchita Carmen Lyra-PDF Free Download

CUENTOS DE MI T A PANCHITA Carmen Lyra
21 Sep 2020 | 15 views | 0 downloads | 134 Pages | 747.49 KB

Share Pdf : Cuentos De Mi T A Panchita Carmen Lyra

Export Cuentos De Mi T A Panchita Carmen Lyra File to :

Download and Preview : Cuentos De Mi T A Panchita Carmen Lyra

Report CopyRight/DMCA Form For : Cuentos De Mi T A Panchita Carmen Lyra



Transcription

CUENTOS DE MI T A PANCHITA, Carmen Lyra, Mar a Isabel Carvajal. Costarricense, Cuentos populares de Costa Rica, Debr s Producciones. Los emblem ticos cuentos de la, T a Panchita, Los cuentos de T a Panchita colecci n de cuentos escritos por. Carmen Lyra es una obra cl sica de la literatura costarricense destinada. para ni os y j venes que se disfrutan tambi n por las personas adultas. Este libro re ne personajes de las tradiciones costarricenses pero sus. cuentos se basan en tradiciones europeas y de otras partes del mundo. La maestr a y el encanto que solamente transmite la querida escritora. costarricense se muestran en personajes como T o Conejo T o Coyote y. otros que recorren las p ginas de este libro con la fascinaci n que tambi n. tienen estos personajes en otras culturas incluso lejanas. La gracia de las situaciones que se narran en esta obra gustan a. lectores de todo el mundo tanto por su humor como por su ingenio e. incluso hay pasajes que usted nunca olvidar como las travesuras del T o. Conejo tanto como las astucia de Uvieta enga ar a la Muerte o la historia. del domingo siete por ejemplo, Le presentamos esta edici n del emblem tico libro costarricense para. Kinle en un esfuerzo por hacer disponible la obra tica en los nuevos formatos. electr nicos contempor neos, Al final del libro adem s usted podr conocer algo m s sobre Mar a.
Isabel Carvajal su autora una mujer comprometida con causas sociales de. gran val a en su pa s natal activista y dirigente pol tica pero tambi n madre. tierna y dulce en la historia costarricense, Geovanny Debr s Jim nez. Escritor costarricense, Otros libros de la colecci n Cl sicos costarricenses. 1 El moto Joaqu n Garc a Monge Novela corta, 2 Cuentos de mi t a Panchita Carmen Lyra Cuentos infantiles. 3 Cuentos de angustias y paisajes Carlos Salazar Herrera Cuento. 4 La propia y otros cuentos Manuel Gonz lez Zeled n MAGON Cuento. 5 El rbol enfermo Carlos Gagini Novela Pronto, 6 El Ja l Max Jim nez Novela Pronto. 7 Cuentos viejos Mar a Leal de Noguera Cuentos infantiles Pronto. 8 Lo mejor de la poes a costarricense varios autores Pronto. 9 Lo mejor del cuento costarricense varios autores Pronto. 10 La ca da del guila Carlos Gagini Novela de Ciencia ficci n Pronto. 11 El domador de pulgas Max Jim nez Pronto, 12 La ruta de su evasi n Yolanda Oreamuno Pronto.
Cuentos de mi T a Panchita, Carmen Lyra, MI TIA PANCHITA era una mujer bajita menuda que peinaba sus cabellos. canosos en dos trenzas con una frente grande y unos ojos peque ines y. risue os Iba siempre de luto y entre la casa proteg a su falda negra con. delantales muy blancos En sus orejas engarzados en unos pendientes de. oro se agitaban dos de mis dentezuelos de leche Quiz por esto so una. vez que yo era chirrisca como un frijol y que estaba suspendida de un. columpio de oro asegurado en una de las orejas de la t a Panchita Yo me. columpiaba y hac a cosquillas con los pies en su marchita cara lo cual la. pon a a re r a carcajadas Ella sol a decir que los ten a all prisioneros en. castigo de los mordiscos que hincaron en su carne cuando estaban firmes en. las enc as de su due a quien sol a tener tremendas indiadas. Diligente y afanosa como una hormiga era la anciana y amiga de hacer el real. con cuanto negocio honrado se le pon a al frente Eso s no era ego sta como. la antip tica hormiga de la f bula que en m s de una ocasi n la sorprend. compartiendo sus provisiones con alguna calavera cigarra. Habitaba con mi t a Jes s impedida de las manos por un reuma en una. casita muy limpia en las inmediaciones del Moraz n La gente las Ilamaba. Las Ni as y hasta sus hermanos Pablo y Joaqu n cuando me enviaban. donde ellas me dec a Vaya donde Las Ni as, Hac a mil golosinas para vender que se le iban como agua y que ten an fama. en toda la ciudad En el gran armario con puertas de vidrio que hab a en el. peque o corredor de la entrada estaban los regalos que sus manos creaban. para el paladar de los josefinos las cajetas de coco y de naranja agria m s. ricas que he comido en mi vida quesadillas de chiverre que muchas veces. hicieron flaquear mi honradez mu equillos y animales fant sticos de una. pasta de az car muy blanca que jam s he vuelto a encontrar bizcocho y. tamal asado que atra an compradores de barrios lejanos del Paso de la Vaca. y de la Soledad en frascos de cristal estaban sus perfumados panecillos de. cacao Matina con los que se hac a un chocolate cuyo sabor era una delicia y. que coronaba las tazas con un dedo de rubia espuma. Ella fue quien me narr casi todos los cuentos que poblaron de maravillas mi. Las otras personas de mi familia gentes muy prudentes y de buen sentido. reprochaban a la vieja se ora su man a de contar a sus sobrinos aquellos. cuentos de hadas brujas espantos etc tera lo cual seg n ellas les echaba a. perder su pensamiento Yo no comprend a estas sensatas reflexiones Lo que. s es que ninguno de los que as hablaban logr m confianza y que jam s. sus conversaciones sesudas y sus cuentecitos cient ficos que casi siempre. arrastraban torpemente una moraleja despertaron mi inter s Mi t o Pablo. profesor de L gica y tica en uno de los Colegios de la ciudad llamaba. despectivamente cuenteretes y bozorola los relatos de la vieja t a Quiz las. personas que piensen como el t o Pablo les den los mismos calificativos y. tendr n raz n porque ello es el resultado de sus ordenadas ideas En cuanto. a m que jam s he logrado explicarme ninguno de los fen menos que a cada. instante ocurren en torno m o que me quedo con la boca abierta siempre. que miro abrirse una flor guardo las mentiras de mi t a Panchita al lado de. las explicaciones que sobre la formaci n de animales vegetales y minerales. me han dado profesores muy graves que se creen muy sabios. Qu sugestiones tan intensas e inefables despertaban en nuestras. imaginaciones infantiles las palabras de sus cuentos muchas de las cuales. fueron fabricadas de un modo incomprensible para la Gram tica y que nada. dec an a las mentes de personas entradas en a os y en estudios. Recuerdo el cuento de La Cucarachita Mandinga La Hormiguita de. Fern n Caballero vaciado en molde quiz americano quiz tico solamente. que no nos cans bamos de escuchar, La Cucarachita Mandinga. Jam s podr expresar el picaresco encanto que este adjetivo de mandinga. puesto con tanta gracia a la par de La Cucarachita por los labios de qui n. sabe qu abuela o vieja china vaciaba en nuestro interior. Mandinga Ninguna de las definiciones que sobre esta palabra da el. diccionario responde a la que los ni os nos d bamos sin emplear palabras. de aquel calificativo que se agitaba como una traviesa llamita nacarada sobre. la cabeza de la coqueta criaturilla, Los cuentos de la t a Panchita eran humildes llaves de hierro que abr an arcas. cuyo contenido era un tesoro de ensue os, En el patio de su casa hab a un pozo bajo una chayotera que formaba sobre.
el brocal un dosel de frescura, A menudo sobre todo en los calores de marzo mi boca recuerda el agua de. aquel pozo la m s fr a y limpia que hasta hoy probara que ya no existe que. agot el calor y sin quererlo mi voluntad mi coraz n evoca al mismo tiempo. la memoria de mi alegr a de entonces cristalina y fresca que ya no existe. que agot la experiencia, La viejecilla me contaba sobre este pozo mentiras que hac an mis delicias en. el fondo hab a un palacio de cristal en donde las l mparas eran estrellas All. viv an un rey y una reina que ten an dos hijas muy lindas una morena de. cabellera negra que le llegaba a la rodilla con un lunar en forma de flor junto. a la boca la otra blanca con el cabello de oro que le arrastraba y con un. lunar azul en forma de estrella La rubia era mi predilecta y el lunar azul en. forma de estrella de su mejilla era una fuente de encanto para m. Yo gozaba cuando la t a Panchita cog a su tinaja y se encaminaba al pozo La. preced a brincando cual si fuese a una fiesta, Qu sonidos m s extra os y atrayentes sub an de aquel profundo agujero. umbr o en cuyo fondo dij rase que se encend an y apagaban luces M s. tarde me di cuenta que eran los temblorosos jirones de claridad que habr. entre el follaje que lo cubriera pero entonces imaginaba que eran las. l mparas de que me hablara la anciana El brocal y las paredes estaban. tapizados por un musgo verde y dorado Las gotas que rezumaban ca an y. produc an una m sica tan delicada Tin tan La anciana dec a que eran. los cascabeles de plata que llevaban al cuello los perritos de las princesas. suspendidos en una cinta de oro, Si la t a Panchita en ciertas ocasiones hubiese logrado fisgonear dentro de. mi pensamiento se habr a horrorizado de sus encantadores embustes y. habr a temblado por mi vida que deseaba ardientemente ir a jugar con. princesas y perrillos en el palacio de cristal Y la sonrisa de compasivo triunfo. que habr a plegado los labios del t o Pablo el profesor de L gica y tica si. hubiese asomado sus anteojos por los campos de mi fantas a cultivada por su. hermana a quien seg n l le faltaban dos tornillos Ser an el del buen. sentido y el de la l gica Ahora cierro los ojos y el recuerdo de la querida. viejecilla que fue mil veces m s amada para m que el t o Pablo a pesar de. que ignoraba que existiera L gica y tica en este mundo se sienta en su silla. baja y me narra sus cuentos mientras sus dedos diligentes arrollan cigarrillos. Yo estoy a sus pies en el taburerito de cuero que me hizo el t o Joaqu n. Siento el olor del tabaco curado con hojas de higo aguardiente y miel Es en. una gran sala de paredes enjalbegadas y de pavimento enladrillado En. alguna parte hay el cuadro de una pastora que pone un collar de flores a su. cordero Sobre la c moda el fanal que protege El Paso de las inclemencias. del tiempo y a los lados unas gallinas de porcelana echadas en sendos nidos. Qu largos se hac an para mi impaciencia los segundos en que ella dejaba de. narrar para subir su cigarro o ir a encenderlo en una brasa del hogar. Son los cuentos siempre queridos de La Cenicienta de Pulgarcito de. Blanca Nieves de Caperucita de El P jaro Azul que m s tarde. encontr en libros Son otros cuentos que quiz no est n en libros De stos. algunos me han vuelto a salir al paso no en libros sino en labios. De d nde los cogi la t a Panchita, Qu muerta imaginaci n nacida en Am rica los entreteji cogiendo briznas.
de aqu y de all robando pajillas de a ejos cuentos creados en el Viejo. Mundo Ella les pon a la gracia de su palabra y de su gesto que se perdi con. La querida viejita que no sab a de l gicas y ticas pero que ten a el don de. hacer re r y so ar a los ni os, ab a una vez una viejita que ten a dos hijos uno vivo y otro tonto Al. mayor lo cre an vivo porque era trabajador amigo de guardar su plata y. de plantarse bien los domingos El otro gastaba en tonteras cuanto. cinco le ca a en las manos y no le importaba un pito andar hecho un candil. de sucio y le dec an por mal nombre El Grillo, Un d a lleg un vecino y le dijo que en el pueblo andaba el cuento de que el. rey ofrec a casar a su hija con aquel que pusiera a Su Majestad tres. adivinanzas que no pudiera adivinar y que le adivinaran otras tres que Su. Majestad propondr a, Otro d a se levant el tonto muy de ma ana y dijo a la viejita. Mama sabe que he ideado ir yo onde el rey a ver si me gano l hija Quien. quita que pueda yo sacarlos a ustedes de jaranas, Jes s apiate y mir estas cosas contest la viejita al o r a su hijo Callate. tonto de mis culpas y no me volv s a salir con tus tonteras Y lo trapi y le. dijo unas cosas que no me atrevo a repetir, Pero el muchacho meti cabeza y cuando la viejita lo vio fue ensillando a.
Panda su yegua Entonces como no hab a m s remedio se puso a. prepararle un almuerzo para el camino Fue al solar a cortar unas hojitas de. or gano para echarle a una torta de arroz y huevo que le hac a pero como. estaba medio pipiriciega no se fij que en vez de or gano cog a unas hojas. de una yerba que era un gran veneno, Por fin el hijo mont a Panda y dijo adi s a su madre y a su hermano que. hab an hecho todo lo posible por convencerlo de que desistiera de su viaje. La pobre viejita sali a la tranquera a verlo irse y le dijo Que Dios te. acompa e hij Aqu nos dej s s lo Dios sabe c mo Vas a ver que con lo. que vas a salir es con una pata de banco, El muchacho no hizo caso y cogi el camino Al mucho andar sinti hambre. desmont y sac de sus alforjas el almuercito que le hiciera su madre Era en. un lugar en donde no crec a ni una mata de hierba Sinti l stima al pensar. que la pobre Panda iba a tener que ayunar Entonces aunque le ten a mucha. gana a la torta la cogi y se la dio a su yegua y l se comi un gallito de. frijoles que baj con bebida Apenas la yegua se trag la torta cuando cay. pataleando y enseguida muri a consecuencia del veneno de las hojas con. que la viejecita quiso dar gusto a la torta creyendo que eran de or gano. El muchacho se sent al lado de su bestia a hacerle el duelo En esto llegaron. tres perros que se pusieron a lamer el hocico a la difunta Para qu lo. hicieron En seguidita cayeron tambi n pataleando y a poco murieron. El tonto hizo un hueco para enterrar a Panda y mientras la enterraba. llegaron siete zopilotes que hicieron una fiesta con los tres perros A poco los. siete zopilotes pararon la vista y cayeron tiesos, Entonces el tonto que no era tan dejado como cre an sec sus l grimas y se. dijo No hay mal que por bien no venga Ya tengo mi primera adivinanza. cuentos se basan en tradiciones europeas y de otras partes del mundo La maestr a y el encanto que solamente transmite la querida escritora costarricense se muestran en personajes como T o Conejo T o Coyote y otros que recorren las p ginas de este libro con la fascinaci n que tambi n tienen estos personajes en otras culturas incluso lejanas La gracia de las situaciones que se narran

Related Books

Hermanos Grimm Cuentos infantiles Cuentos infantiles

Hermanos Grimm Cuentos infantiles Cuentos infantiles

Autor Hermanos Grimm 1 H ace mucho tiempo hab a un hermoso pueblo llamado Hamel n rodeado de monta as y prados ba ado por un lindo riachuelo un pueblo realmente hermoso y tranquilo en el cual sus habitantes viv an felices Pero un d a sucedi algo muy extra o en el pueblo de Hamel n todas las calles fueron invadidas por miles de ratones que merodeaban por todas partes

Colombia cuentos cortos Eduardo Varela Cid 1

Colombia cuentos cortos Eduardo Varela Cid 1

Colombia cuentos cortos Eduardo Varela Cid 2 monias para el ingreso de nuevos reclutas a las bandas Una de ellas consiste en atrapar un gato negro cortarle la cabeza y beber su sangre mezclada con vino tinto

CUENTOS Memoria Chilena

CUENTOS Memoria Chilena

LQS CUENTOS DE PEDRO URDEMALES NARRACIONES RECOGIDAS DE LA TRADICI6N ORAL POR UM6N A LAVAL 1 NACIONALIDAD DE PEDRO URDEMALES No es raro encontrar en 10s refranes y dichos cuentos y tradiciones juegos y poesias populares nombres o apodos de personas que reahente han existido la mayor parte de las cuales por su insignificancia u otros moti

Project Gutenberg s Cuentos de Amor de Locura y de Muerte

Project Gutenberg s Cuentos de Amor de Locura y de Muerte

Project Gutenberg s Cuentos de Amor de Locura y de Muerte by Horacio Quiroga This eBook is for the use of anyone anywhere at no cost and with almost no restrictions whatsoever You may copy it give it away or re use it under the terms of the Project Gutenberg License included with this eBook or online at www gutenberg net

CUENTOS SOBRE EL ESPACIO UNIVERSO Y LA LUNA

CUENTOS SOBRE EL ESPACIO UNIVERSO Y LA LUNA

Pablo se fija un d a en la luna y la descubre tan bonita brillante y m gica que al d a siguiente vuelve a observarla pero la v e m s peque a Con pre ocupaci n ve como cada d a va disminuyendo su tama o hasta desaparecer y entonces se pregunta qu le habr pasado Cada uno de sus amigos tiene una teor a bien distinta y disparata da Al final el maestro les desvela el misterio

Cuentos para Eloy Moreno

Cuentos para Eloy Moreno

gt Cuentos para entender el mundo 1 gt Cuentos para entender el mundo 2 gt Cuentos para entender el mundo 3 Ahora mismo pod is conseguir los libros completos en su versi n electr nica en Kindle Amazon y su edici n en papel en librer as online y en mi web www eloymoreno com Edici n digital 17 de marzo 2020 www eloymoreno com 3

Cuentos de siempre Contados como nunca

Cuentos de siempre Contados como nunca

Los novios de la ratita presumida Fernando Lalana I LAL Imaginativa historia narrada a trav s de pictogramas en el que la decisi n de con qui n se casa la ratita presumida provoca los celos del resto de animales que pidieron su mano as que el perro el cerdo el burro y el toro se decidieron a estropear la boda Qu pasar La abuelita de caperucita Fernando Lalana I LAL Todo el

Cuentos de los muertos University of Manitoba

Cuentos de los muertos University of Manitoba

fuerzas de romper el cristal fortalecido por el peso de la tierra que lo mantiene en su sitio y rasgo el sat n y ara o la madera y grito grito como nunca antes ni viva ni muerta lo hab a hecho y mi cara se endurece con la boca en forma de grito Pero no no son los gusanos los que vienen lo que trata de entrar son las voces de los que me rodean que se quejan y gritan como yo de

Cuentos completos Rafael Land var University

Cuentos completos Rafael Land var University

cuenta en d lares acepto los dos o tres inconvenientes que puedan venir en el paquete Y Tomatis le escribe al Matem tico desde luego que estoy bromeando porque se quer an mucho con mi madre a la que le llevaba varios a os y de toda la familia yo era el nico con el que se atrev a a hablar de lo que le interesaba en serio sin temor de ser considerado un poco chiflado le escribe

LOS CUENTOS DE EVA LUNA ISABEL ALLENDE

LOS CUENTOS DE EVA LUNA ISABEL ALLENDE

muestras de asombro ante su ignorancia La respuesta dej at nita a la muchacha pero no quiso parecer descarada y se limit a inquirir el significado de las patitas de mosca dibujadas sobre el papel Son palabras ni a All dice que Fulgencio Barba noque al Negro Tiznao en el tercer round Ese d a Belisa Crepusculario se enter que las palabras andan sueltas sin due o y cualquiera

Siete cuentos para crecer Octaedro

Siete cuentos para crecer Octaedro

de El rey y la rana o El tiempo en que llovieron risas reescribir los El eco y el duende es el nico de los siete con un formato de cuento corto en verso con un mensaje sencillo y directo al coraz n Los otros cuatro cuentos los he escrito a la vez que creaba las din micas y el conjunto de las cuarenta y nueve ilustraciones a las que ha dado vida mi equipo de artistas

Colecci n ConTEAndo Cuentos

Colecci n ConTEAndo Cuentos

pensaba si soy como soy por comer moscas azules yo las volver a a comer y que com nmente en sus charlas sobre Espectro Autista comparte diferentes historias para reflejar los valores de la inclusi n y del respeto a la diferencia hoy las escribe y con ayuda de algunos amigos se convierten en cuentos ilustrados como esta historia de La rana que no saltaba En el pantano las