De Erving Goffman Enestabiblioteca La Presentacióndela Personaenla Vida

1y ago
17 Views
2 Downloads
6.65 MB
135 Pages
Last View : 12d ago
Last Download : 4m ago
Upload by : Brady Himes
Transcription

De Erving Goffman en esta bibliotecaEstigma. La identidad deterioradaInternados. Ensayos sobre la situación social de losenfermos mentaJesLa presentación de lapersona en la vidacotidianaErving GoffmanAmorrortu editoresBuenos Aires

Biblioteca de sociologíaThe Presentation of Self in Everyday Life, Erving GoffmanPrimera edición en inglés, 1959Primera edición en castellano, 1981; primera reimpresión, 1989;segunda reimpresión, 1994; tercera reimpresión, 1997Traducclón. Hildegarde B. Torres Perrén y Flora SetaroUnica edición cn castellano autorizada por Doubleday & Company,Inc., Nueva York, y debidamente protegida en todos los países.Queda hecho el depósito que previene la ley ] ].723. Todos losderechos de la edición castellana reservados por Amorrortu editores S. A., Paraguay ]225, 7º piso, Buenos Aires.La repraducción total o parcial de este libra en forma idêntica o mo-dificada por cualquier media mecánico o electrónico, incluyendofotocopia, grabación o cualquier sistema de almacenamiento y recuperación de infonnación, no autorizada por los editores, violaderechos reservados. Cualquier utilización debe ser previamentesolicitada.Industria argentina. Made in Argentina.ISBN 950-51 8'()29-2cultura LibreImpreso en los 'Ialleres Gráficos Colar Efe, Paso 192, Avellaneda,provincia de Buenos Aires, en abril de ]997.Las máscaras son expresiones fijas y ecos admirables desentimientos, .a un tiempo fieles, discretas y superlativas.Los seres vrvtentes, en contacto con eI aire deben cubrirsede una cutícula, y no se puede reprochar a ias cutículas queno sean corazones. No obstante, hay ciertos filósofos que parecen guardar rencor a Ias imágenes por no ser cosas, y a Iaspalahras por no ser sentimientos. Las palahras y las imágenes son como caparazones: partes integrantes de Ia nat r leza :n igual medida que Ias sustancias que recubren, sedírígen .Sln emhargo más directamente a los ojos y estánmás abiertas a la ohservación. De ninguna manera diríaque Ias sustancias existen para posibilitar Ias apariencias nilos : s ros para p sibilita Ias máscaras, ni Ias pasiones paraposibilitar la poesia y la virtud, En la naturaleza nada existepar l?osi ilitar orra. cosa; todas estas fases y productosestan implicados por Igual en el ciclo de la existencia .George Santayana, Soliloquies in England and Later Soliloquies, 1922.

ReconocimientosEste informe fue desarrollado junto con un estudio de interacción que se llevó a cabo para el Departamento de Antropologia Social y la Comisión de Investigación de CienciasSoeiales de la Universidad de Edimburgo, y con un estudiode estratificación soeial financiado por un subsidio de laFundación Ford y dirigido por e! profesor E. A. Shils enla Universidad de Chicago. Estoy reconocido a estas fuentesque me sirvieron de guía y apoyo, Quisiera expresar roiagradecimiento a mis maestros C. W. M. Hart, W. L.Warner y E. C. Hughes, Desearía agradecer también aElizabeth Bott, James Littlejohn y Edward Banfield, quienes me ayudaron ai comienzo de! trabajo, y a los colegasde tareas de la Universidad de Chicago por su ayuda ulterior. Sin la colaboración de mi esposa, Angélica S. Goffman, este informe no hubiera sido escrito.

PrólogoAI preparar estetrabajo tuve la intención de que sirvieracomo una especie de manual que describiese en forma detallada una perspectiva sociológica desde la cual es posibleesrudiar la vida social, especialmente el tipo de vida socialorganizado dentro de los límites físicos de un establecintiento o una planta industrial. Expondremos una serie de características que forman, en su conjunto, un marco de refereneia aplicable a cualquier establecimiento social concreto,ya sea familiar, industrial o comercial.En este estudio empleamos la perspectiva de la actuación orepresentación teatral; los principios resultantes son de índole dramática. En las páginas que siguen consideraré dequê maneta el individuo se presenta y presenta su actividad ante otros, en las sittiaciones de trabajo corriente, eoqué forma guía y controla la impresión que los otros seforman de él, y qué tipo de cosas pucde y no puede hacer'mientras actúa ante eHQ.S. AI utilizar este modelo analógicotrataré de no hacer mucho hincapié en sus insuficienciasobvias. El escenario teatral presenta hechos fictícios; lavida muestra, presumiblemente, hechos reales, que a vecesno están bien ensayados. Pero hay algo quizá más importante: en el escenario el actor se presenta, bajo la mascarade un personaje, ante los personajes proyectados por otrosactores; e! público constituye el tercer partícipe de la interacción, un partícipe fundamental, que sin embargo noestaría alIí si la representación escénica fuese real. En lavida real, estas tres participantes se condensan en dos; elpape! que desempena un individuo se ajusta a los papelesrepresentados por los otros individuas presentes, y sin embargo estos también constituyen e! público. Más adelanteconsideraremos otras insuficiencias de este modelo analógico.Los materiales ilustrativos que se utilizan en este estudiopertenecen a distintas categorías: algunos provienen de autorizadas investigaciones, en las que se formulan generaliza-11

cianes positivas acerca de regularidades registradas en formaconfiable; otros se basan en crônicas informales escritas J.:XJ!individuos pintorescos; muchos corresponden a categoríasintermedias. Además, se recurre con frecuencia a un trabajoque !levé a cabo en una cornunidad rural (agrícola) de laisla Shetland.'La razón de ser de este enfoque (que a mi juicio sirve también como justificación para el de Simmel) es que los ejemplos encajan, en su conjunto, en un marco coherente, queune los fragmentos vivencíales ya experimentados por eIlector y brinda al estudioso una guía que merece ser sometida a prueba en los estudios de casas de la vida socialinstitucional.Presentamos este marco de referencia según un ardeu gradual de pasos lógicos. La introducción es necesariamenteabstracta y el lector podrá, si así lo desea, pasarla por alto.1 E. Goffman informó en parte acerca de este estudio en «Communication Conduet in an Island Community», tesis inédita de doererado, Universidad de Chicago, Departamento de Sociologia. 1953. Enlo sucesivo daremos a esta comunídad, a titulo de brevedad e1 nombre de «isla Shetland».'12IntroducciónCuando un individuo !lega a la presencia de otros, estastratan por lo común de adquirir información acerca de élo de poner en juego la que ya poseen. Les interesará sustatus soeioeconómico general, su concepto de si mismo, Iaactitud que tiene hacia ellos, su competencía, SlJ integridad,etc. Aunque parte de esta información parece ser buscadacasi como un fin en si, q.ay por 10 general razones muyprácticas para adquirirIa. a información acerca dei individuo ayuda a definir la situación, permitiendo a los otrossaber de antemano lo que él espera de ellos y lo que ellospueden esperar de él. Así informados, los otros sabráncómo actuar a fin de obtener de él una respuesta determinada.Para los presentes, muchas fuentcs de información se vuelven accesibles y aparecen muchos portadores (o «vebículosde signoss ) para transmitir esta información. Si no estáofamiliarizados con e1 individuo, los observadores puedenrecoger indicios de su conducta y aspecto que les permitiránaplicar su experiencia previa COf. individuas aproximadamente similares al que tienen delante o, lo que es más importante, aplícarle estereotipas que aún no han sido probados. También pueden dar por sentado, segün experienciasanteriores, que es probable encontrar solo individuas de unaclase determinada en un marco social dado. Pueden confiaren lo que el individuo dice sobre sf mismo o en las pruebasdocumentales que él proporciona acerca de quién o qué es.Si conocen al individuo o saben de 'I en virtud de experiencias previas a la interacción, puerlen confiar en suposíciones sobre la persistencia y generalidad de rasgos psicológicos como media para predecir su conducta presente yfutura.Sin embargo, durante el período en que el individuo seencuentra en la inmediata presencia de otros, pueden tenerlugar pocos acontecimientos que proporcionep a los otros13

la información conc!uyente que necesitarán si han de dirigirsu actividad sensatamente. Muchos hechos decisivos se encuentran más aliá dei tiempo y el lugar de la interacción oyacen ocultos en ella, Por ejemplo, las actitudes, creenciasy emociones «verdaderas» o «reales» del individuo puedenser descubíertas solo de maneta indirecta, a través de 5USconfesiones o de lo que parece ser condueta expresiva involuntaria. Del mismo modo, si eI individuo ofrece a losotros un producto o un servicio, eon frecuencia deseubriránque durante la interacción no hahrá tiempo oi lugar inrnediatamente disponible para descubrir la realidad subyacente.Se verán forzados a aceptar algunos hechos como signosc :mvencionales o naturales de algo que no está al alcancedirecto de los sentidos. En los términos de Ichheiser.! eIindividuo tendrá que actuar de manera de expresarse interdanada o involuntariamente, y los otros, a 5U vez, tendránque ser impresionados de algún modo por éI.La expresividad dei individuo (y por lo tanto, su capacidadpara producir impresiones) parece involucrar dos tipos radicalmente distintos de actividad significante: la expresiónqueda y la expresión que emana de éI. EI primero inc!uyelos símbolos verbales -o sustitutos de estos- que confiesausar y usa con eI único propósito de transmitir la informaeión que él y los otros atribuycn a estas símbolos. Estaes la comunicacián en el sentido tradicional y limitado deltérmino. EI segundo comprende un amplio rango de acciones que los otros pueden tratar como sintomáticas del actorconsiderando probable que hayan sido realizadas por razones.ajenas a la informaeión transmitida en esta forma. Comotendremos que ver, esta distinci6n tiene apenas validez inicial. EI individuo, por supuesto, transmite intencionalmenteinformaci6n err6nea por media de ambos tipos de comunic ci6n; el primero involucra engano, el segundo, fingimiento.SI se toma la comunicación en ambos sentidos, el limitadoy eI general, se descubre que, cuando eI individuo se encuentra en Ia inmediata presencia de otros, su actividadtendrá un carácter promisorio. Los otros descubrirán prob ble.mente que deben aceptar aI individuo de buena fe,ofreciéndole, mientras se encuentre ante ellos, una justaretribución a cambio de algo cuyo verdadero valor no seráestablecido hasta que él haya abandonado su presencia. (Porsupuesto, los otros también viveu por inferencia en su manejo dei mundo físico, pera solo en eI mundo de la interacción social los objetos acerca de los cuales eIlos haceninferencias facilitarán y obstaculizarán en forma expresaeste proceso inferenciaI.) La seguridad que ellos justificadamente sienten al hacer inferencias sobre el individuo variarán, como es natural, de acuerdo con factores tales comola cantidad de información que ya poseen acerca de él; perano hay cantidad alguna de pruebas pasadas que pueda obviarpor completo la necesidad de actuar sobre la base de inferencias. Como sugirió William I. Thomas:Es también muy importante que comprendamos que ero,realidad no conducimos nuestras vidas, tomamos nuestrasdecisiones y alcanzamos nuestras metas en la vida diariaen forma estadística o científica. Vivimos por inferencia. Yo'soy, .digam.os, uésped suyo. Usted no sabe, no puede, de-'termmar cientificamente que no he de robarle su dinero osus cucharas. Pera por inferencia yo no lo he de hacer, ypor infereneia usted me tendrá como huésped,"Volvamos ahora de los otros hacia eI punto de vista deiindividuo que se presenta ante ellos. Este puede desear tengan un alto concepto de él, o que piensen que él tiene unalto concepto de ellos, o que perciban cuáles son en realidadsus sentimientos hacia ellos, o que no tengan una impresiéndefinida; puede querer asegurar que exista suficiente armonía para mantener Ia interacción, o defraudarlos, librarse deeIlos, confundírlos, llevarlos a conclusiones erróneas, en-frentarias en actitud antagónica o insultarias. Independientemente deI objetivo particular que persigue el individuoy dei motivo que le dicta este objetivo, será parte de susintereses controlar Ia condueta de los otros, "en especial eltrato con que le corresponden.' Este control se logra engran parte influyendo en la definición de la situación que1 Gustav Ichheiser, «Misunderstandinga in Human Relations», suplemento del American [oumat of Sociology, LV, septiembre de 1949,págs.6·7.2 Citado en E. H. Volkart, ed., Social Behavior and Personality.Contributions of W. I. Tbomas to Theory and Social Reseercb, NuevaYork: Social Science Research Council, 1951, pág.5.3 En este punto debo mucho a un trabajo inédito de Tom Burns dela pniversidad de f?imburgo, quien argumenta que, en toda i ter ecclõn, un tema baSICO subyacente es el deseo de cada participante1415

los otros vienen a formular, y él puede influir en esta definición expresándose de modo de darles la elase de impresión que habrá de lIevarlos a actuar voluntariamente deacuerdo con su propio plano De esta manera, cuando unindividuo comparece ante otros, habrã por 10 general algunarazón para que movilice su actividad de modo que estatransmita a los otros una impresién que a él le interesatransmitir. Ya que las compafieras de dormitaria de unajoven obtendrán evidencia de su popularidad por el númerode lIamados te!efónicos que recihe, podemos sospechar quealgunas jóvenes harán arreglos para que se las llarne, ye! descubrimiento de Willard Waller resulta previsible.Muchos observadores han informado que una joven que esllamada al teléfono en los dormitarias, con frecuencia sepermitirá dejar que la lIamen varias veces antes de acudir,a fin de dar a las otras jóvenes amplia oportunidad paraque oigan los llamados.'De los dos tipos de comunicaciones mencionadas -las expresiones dadas y las que emanan de1 individuo--, en esteinforme nos ocuparemos sobre todo de la segunda, o sea dela expresíén no verbal, más teatral y contextual, presumíblemente involuntaria, se maneje o no en forma intencional.Como ejemplo de lo que debemos tratar de examinar, megustaría citar extensamente un incidente novelístico en e1cual Preedy, un inglés en vacaciones, hace su primera aparición en la playa de su hotel de verano en Espana:Pera, de todos modos, se cuid6 muy bien de encontrarsecon la mirada de alguno. En primer lugar, tenía que dejar bien sentado ante esos posíbles cornpafieros de vacaciones que e'Ios no despertaban el menor interés en él.Miraba fijamenre a través de ellos, alrededor de ellos, porencima de e!Ios -los ajas perdidos en e! cspacio-s-. La playapodría haber estado vacía. Si por casualidad se cruzaba una\de guiar y controlar las respuestas dadas por los otros presentes. JayHaley, en un reciente trabajo inédito, anticipó un argumento aemejante, pera en relación con un tipo especial de control, e1 que serefiere a la definición de la naturaleza de la reladón que mantienenlos sujetos involuerados en la interacción.4 WiUard Waller, «The Rating and Dating Complex», en AmericanSociological Review, 11, pág.730.pelota en su carníno, la observaba sorprendido; entoncesuna sonrisa divertida le iluminaba e! rastro (Preedy Bondadoso ), miraba a su alrededor deslumbrado ai ver quehabía gente en la playa, la lanzaba de vue!ta sonriendo parasi (no a la gente), y luego reanudaba como ai descuido suimpasible exploracióndel espacio,Pera era tiempo de bacer una pequena exhibición, la exhibición de! Preedy Ideal. Mediante tortuosos manejos dabauna oportunidad de ver e! título de su libra a todo aque!que lo deseara -una traducción de Homero ai espafiol,c1ásico en este caso, pera no atrevido, cosmopolita también- y luego recogía su bata de playa y su bolso en unaprolija pila a prueba de arena (Preedy Metódico y Sensato),se levantaba en forma lenta para estirar a sus anchas suenorme figura (e! Gran Gato Preedy) , y echaba a un ladosus sandalias (Preedy Despreocupado, después de todo).[Las nupeias de Preedy y eI mar! Habia rituales alternativos. EI primero implicaba eI paseo que se torna carrera yzambullida directa en eI agua, para suavizarse después enun fuerte crol sin chapoteo, hacia el horizonte. Pero porsupuesto no realmente al horizonte. En forma bastante súbita, se volveria de espaldas y batiria las piernas, arrojandograndes salpicaduras blancas y mostrando así de algún modoque podría haber nadado más Iejos si lo hubiera deseado;luego se parada sacando un cuarto de su persona fuera delagua para que todos vieran de quién se trataba.El curso de acci6n alternativo era más simple, evitaba elchoque dei agua fria y eI riesgo de parecer demasiado brioso.EI objeto era parecer tan acostumbrado ai mar, ai Mediterrãneo, y a esta playa en particular, que era lo mismo estaren e! mar que fuera de él. Involucraba una lenta caminatahasta e! borde dei agua -sin darse euenta siquiera de quetenía los dedos moj ados, j tierra y agua eran lo mismo paraél!- con los ajas elevados al cielo gravemente, investigandoportentos de! tiempo invisibles a los otros (Preedy PescadorNativo) .5EI novelista se propone advertirnos que Preedy se preocupaen forma desmedida de las extensivas impresiones que élstente que su mera acción corporal emite hacia quienes lo5 William Sansom, A Contes! o/ Ladies, Londres: Hogartfi, 1956,págs.230-32.1617

rodean, Podemos ir más leios en nuestras calumnias aPreedy, suponiendo que ha actuado con e! único fin de darparte que al individuo le es relativa ente fácil manejar ayoluntad principalmente sus aseveraClones werbales. y otrasobre la 'cual parece tener poco interés o control, derivadauna impresión particular, que esta es una impresión falsa, yque los otros presentes no reciben ninguna impresión 0,sobre todo de las expresiones que él emite. Los.otros puedenlo que es peor, la impresión de que Preedy está tratandoafectadamente de hacer que ellos reciban esta impresiónparticular. Pera e! punto importante para nosotros aqui esque Ia clase de impresión que Preedy cree causar es, enrealidad, la que los otros recogen, correcta e incorrectamente,de alguien que se encuentra en media de e!los.Ya he dicho que cuando un individuo aparece ante otrosde su conducta expresiva para controlar la vahdez de lotransmitido por los aspectos gobemables. Esto demuestrauna asimetría fundamental en el pro eso. de comunicación,en el cual e1 individuo sólo tiene concrencta de una comente5USacciones influiráo en la definición de la situacián queellos lIegarán a tener. A veces el individuo actuará con uncriterío totalmente calculador expresándose de determinadarnanera con el único fin de dar a los otros la clase de impresión que, sin duda, evocará en ellos Ia respuesta especifica que a élle interesa obtener. A veces e! individuo serácalculador en su actividad pero relativamente ignorante deeIlo. A veces se expresará intencional y conscientemente deun modo particular, pero sobre todo porque la tradiciõnde su grupo o status social requiere este tipo de expresióny no a causa de ninguna respuesta particular (ajena a unavaga aceptación o aprobación) que es prob le sea evocadaen aquellos impresionados por la expresión í\ veces las tradiciones propias de! rol de un individuo o lIevarán a daruna determinada impresión bien calculada, pese a lo cual,quizá no esté oi consciente oi inconscientemente dispuestoa crear dicha impresión. Los otros, a su vez, pueden resultarimpresionados de manera adecuada por los esfuerzos de!individuo para transmitir algo, 0, por el contrario, puedeninterpretar erróneamente la situación y llegar a condusionesque no están avaladas ni por la intendón de! individuo niipor los hechos. De todos modos, en la medida en que los'otros actúan como si el individuo. hubiese transmitido unaimpresión determinada, podemos adaptar una actitud funcionaI o pragmática y decir que este ha proyectado «eficazmente» una determinada definición de la situación y promovido «eficazmente» la comprensión de que prevalecedeterminado estado de cosas.Hay un aspecto de la respuesta de los otrosun comentario especia!. AI saber que esindividuo se presente desde un .ngulo queotros pueden dividir lo que presencian en18que merece aquiprobable que eIlo favorezca, losdos partés: unausar entonces los que se consideran aspectos mg.obernablesde su comunicáción, y los rcstigos, de esta corrie!1te y deotta más. Por ejernplo, en la isla de Shetland la mujer de unagricultor, al servir pla tos nativos: a un v s1tante de la pa tecontinental de Gran Bretafia, escuchara n una sonnsacortés sus amables expresiones de aprobación acerca de loque está comiendo; al mismo tiempo, tomará nota de la ra-pidez C011 que e! visitante lIeva eI tenedor o I cuchara aJa boca la avidez con que coloca en ella eI alimento y elgusto d mostrado al masticarlo, utilizando estas signos comoverificación de los sentimientos expresados por el comensal,La misma rnujer, a fin de descubrir lo qu un conocidosuyo A piensa «realmente» ?e otro conocido B. esperahasta encontrarse en presencia de A, pera en conversación con una tercera persona, C. Examinará ntonces ondisimulo las expresiones faciales de A cuando mira a B mientras conversa con C. AI no estar eo conversaciéneOOB, yno ser observado directamente por él, A olvidará por momentos sus precauciones habituales y enganos impuestos porel tacto y expresará con libertad 1 ; que «verd deramente.siente por B. En resumen, esta mujer observaraalobserva-dor no observado.Ahora bien, dado e! hecho de que es probable que los otrosverifique n los aspectos más controlables de la conducta pormedio de los menos controlables, se puede espera 9 e aveces e! individuo trate de explotar esta misrna pOSlbihdad,guiando la impresión que comunica mediante I.a conductaque él considera [nformativa y digna de confianza." Porejemflo, aI lograr la admisión en un restringido Irculosacia, el observador participante puede no solo lucir una6 Los muy difundidos y juiciosos escritos de Stephen Potter se ocupan en parte de los signos que. pueden se manejados para. dar a nobservador astuto las sugerencras necesanas para descubrir las vrrtudes ocultas que el jugador en realidad no posee.19

mirada de aceptación mientras escucha a un informantesino que rambién puede tenor el cuidado de adoptar I misma mirada al observar aI informante mientras este hahIacon otros; los observadores deI observador no descubriréncntonces tan fécilmentc cuãl es su posición. Esto puede serilustrado con un ejemplo especifico de la isla de Shetland.Cuando un vecino entraba a tomar una taza de té, mostraba,por lo general, al menos la insinuación de una cálida eilusionada sonrisa al atravesar Ia puerta de entrada de lacasa. Como los obstáculos físicos fuera de ella -y la faltade luz dentro- generalmente hacían posible observar aIvisitante mientras se aproximaha a la casa, sin ser observados por él, los islefios se complacían a veces en repararcómo este dejaba de lado cualquier expresión que manifestara en ese momento para reemplazarla por un gesto desociabilidad apenas lIegaba a la puerta, Sin embargo, algunos visitantes, al advertir este exarnen, adoptaban ciegamente un rostro sociable a una larga distancia de la casa,asegurándose así la protección de una imagen constante.Este tipo de control sobre la parte dei individuo restablecela simetría deI proceso de comunicacién, y prepara la escenapara una especie de juego de la información -un ciclo potencialmente infinito de secreto, descubrimiento, falsa revelaci6n y redescubrimiento-. Se debe agregar que como esprobable que los otros no abriguen demasiadas sospechasacerca deI aspecto presumiblemente no guiado de la conducta dei individuo, este puede obtener grandes ventajascontrolándolo. Los otros, por supuesto, pueden sentir queel individuo está manejando los aspectos presumiblementeespontâneos de su conducta, y buscar en este mismo actode manipulación algún matiz de conducta que eI individuono haya podido controlar. Esta impone de nuevo una Iimitación a Ia conducta del individuo, esta vez su conductai" csumiblemente no controlada, con h que se restablece la'asimetrla deI proceso de comunicación. Me gustaría tan soloagregar aqui la sugerencia de que el arte de penetrar eIesfuerzo de un individuo para actuar con una calculadafalta de intencíón parece más desarroJIado que nuestra capacidad para manejar nuestra propia conducta, de manera. que, independientemente deI número de pasos existentes eneI juego de la información, es probable que eI testigo tengaventaia sobre el actor, y que se conserve así la asimetríainicial del proceso de comunicación.20Cuando permitimos que el individuo proyecte una definición de Ia situación al presentarse ante otros, debemos tarnbién tener en cuenta que los otros, por muy pasivos quesus roles puedan parecer, proyectarán a su vez eficazmenteuna definición de la situación en virtud de su respuesta aiindividuo y de cualquier línea de acción que inicien haciaéI. Por lo general, las definiciones de la situación proyectadapor los diferentes participantes armonizan suficientementeentre sí corno para que no se produzca una abierta contradicción. No quiero decir que existirá el tipo de consensoque surge cuando cada individuo presente expresa cândidamente lo que en realidad siente y honestamente coincide conlos sentimientos expresados. Este tipo de armonía es unideal optimista y, de todos modos, no. necesario para e1funcíonamiento sin tropíezos de Ia sociedad. Más bien, seespera que cada participante reprima sus sentirnientos. sinceros inrnediatos y transmita una opinión de Ia situaciónque siente que los otros po-lrãn encontrar por lo menostemporariamente aceptable. EI rnantenimiento de esta apa-Iriencia de acuerdo, esta fachada de consenso, se ve facilitado]por eI hecho de que cada participante encubre sus propias/necesidades tras aseveraciones que expresan valores que to-]dos los presentes se sienten obligados a apoyar de palabra.lAdemás, hay por lo general en la formulaci6n de definiciones una especie de división dei trabajo. A cada participantese le permite establecer las disposiciones oficiales experimentales en lo referente a asuntos vitales para .él pera queno presentan importancia inmediata para los otros, porejemplo, las racionalizaciones y justificaciones por las cualesél da cuenta de su actividad pasada. A cambio de estacortesia, calla o se reserva la opinión en asuntos importantespara los otros pero de no inmediata importancia para él.Tenernos entonces una especie de modus vivendi interaccionaI. En conjunto, los participantes contribuyen a una soladefinición total de la situación, que implica no tanto unacuerdo real respecto de lo que existe sino más bienun acuerdo real sobre cuáles serán las demandas temporariamente aceptadas (las demandas de quiénes, y concerníentes a qué problemas), Tamhién existirá un verdadero acuerdo en lo referente a la conveniencia de evitar un conflictomanifiesto de definiciones de la situación.? Me referiré a7 Se puede establecer expresamente una interacción como tiempo y21

este nivel de acuerdo como a un «consenso de trabajo». Sedebe entendei" que el consenso de trabaio establecido en unaescena de interacción será de contenido muy diferente delconsenso de trabajo establecido en un tipo de escena diferente. Así, en un almuerzo entre dos amigos se mantieneuna apariencia recíproca de afecto, respeto e interés por elo rC? En ocu.paciones profesionales, por otra parte, el espe Iahs.ta mannene con frecuencia una imagen que lo muestraunplicado en forma desinteresada en eI problema dei clientemientras el cl.iente. resp nde con una rnuestra de respetola competencia e integridad dei especialista. Independientemente de tales diferencias de contenido, la forma generalde estos arreglos de trabajo es, sin embargo, la misma.;AI notar la tendencia de un participante a aceptar las exigenci s de d finlción hechas por los otros presentes podemos pr c ar la Impo t n ia decisiva de la información que elindividuo posee inicialmente o adquiere sobre sus coparticipantes, porque sobre la base de esta información inicial elindividuo comienza a definir la situación e inicia líneascorrespondientes de acción. La proyección inicial dei individuo lo compromete con lo que él se propone ser y le exigedejar de lado toda pretensión de ser otra cosa. A medidaque avanza la interacción entre los participantes, tendránlugar, como es natural, adiciones y modificaciones de esteestado de información inicial, pera es imprescindible queestas desarrollos posteriores estén relacionados sin contradicciones con !as posicio es iniciales adaptadas por los diferentes parucipantes, e incluso estar construidos sobre labase de aquellas. Parecería que a un individuo le es másfácil elegir la línea de trabajo que exigirá y ofrecerá a losotr s presen es al comienzo de un encuentro, que alterarla línea seguida una vez que la interacción se inició.En la vida díarla, por cierto, existe el supuesto bien clarode que las primeras impresiones son importantes. Así, lapo;lugar para p n r de manifiesto diferencias de opinién, pera en talc o [os partrcrpantes deben tener cuidado en concordar y no endls nt1f respecto del adecuado tono de voz, vocabulário y grado deseriedad mediante los cualea se expresru;án todos los argumentos, ysobre e1 respeto mutuo que deben continuar guardéndose los particrpantes en. desacuerdo. Esta definici6n académica de la situaci6npuede también ser invocada súbita y sensatamente como modo deco vertir un serio conflieto de opiniones en otro que puede ser manejado dentro de un marco aceptable para todos los presentes.22adaptación al trabajo de aq ellos que se dedican a ocupaClones de servrcio dependera de la capacidad para tomary mantener Ia iniciativa en esa relación, capacidad que habráde requerir una sutil agresividad por parte dei que presta eIservlclq cuando su status sociocconómico es inferior al de sucliente. W. Whyte sugiere como ejemplo a la camarera:EI primer pup o que se destaca es que la camarera quemannene su arnrno frente

por completo la necesidad de actuar sobre la base de infe rencias. Como sugirió William I. Thomas: Es también muy importante que comprendamos que ero, realidad no conducimos nuestras vidas, tomamos nuestras decisiones y alcanzamos nuestras metas en la vida diaria en forma estadística o científica. Vivimos por inferencia. Yo' soy, .digam .

Related Documents:

Goffman, Erving(1963) Stigma. London: Penguin. Noter om layout: - footnote på nesten hver side, markert med ((footnote)) og varer til nytt sidetall

The Goffman reader / edited and with preface and introduction by Charles Lemert and Ann Branaman. p. em. Includes bibliographical references and index. ISBN 1-55786--893-X (hardcover). - ISBN 1-55786-894-8 (pbk.) 1. Goffman, Erving. 2. Sociologists-United States--Biography. 3. Socio

individual presents," he said in Frame Analysis, "is not himself but a story containing a protagonist who may hap pen also to be himself." There are simpler ways of making contact with people. The tile man, who passes through life unburdened by Goffman's books, told me one he used on Goffman

PRSRT STD U.S. Postage Paid ECRWSS EDDM Retail AROUND TOWN An Erving Community Newsletter STAFF: Jacquelyn Boyden, Betsy Sicard & Michele Turner **********ECRWSS*** LOCAL POSTAL CUSTOMER ERVING MA 01344 TAX BILLS DUE Second Half Real Estate and Personal Property tax bills were mailed on March 10, 2021. The due date of these bills is May 4th.

ECRWSS EDDM Retail AROUND TOWN An Erving Community Newsletter STAFF: Jacquelyn Boyden, Betsy Sicard & Michele Turner *****ECRWSS*** LOCAL POSTAL CUSTOMER ERVING MA 01344 ATTENTION: Trash Stickers were mailed out on July 27, 2021, with your name and address. If

ECRWSS . EDDM Retail . AROUND TOWN An Erving Community Newsletter STAFF: Jacquelyn Boyden, Betsy Sicard & Michele Turner *****ECRWSS*** LOCAL . POSTAL CUSTOMER . ERVING MA 01344 Happy Holidays and Happy New Year from the Staff on the Around Town Newsletter! Thank you for supporting this monthly newsletter since 1984! WHAT IS INSIDE?

The technique of frame analysis, developed by Erving Goffman, is presented as a way of bringing coherence to the formulation cf problems related to transfer of training. Key concepts in Goffman's argument are explained, showing how those concepts pertain tc training. An -extended discussion of a sample training activity shows how frame analysis can

archaeological resource within a particular area or 'site' in order to make an assessment of its merit in context (using the HER, historic maps and other resources) Post-excavation Assessment (PXA) It is fairly unlikely that you will need to produce one of these as they are generally a planning requirement and/or for large sites with lots of finds. A post- excavation assessment report should .